Noticias / novedades

LA INFLUENCIA DEL STRESS EN LA VIDA SEXUAL. COMO ENFRENTARLO

Los avatares de la vida diaria, el trabajo, el tráfico en las calles, los chicos y la escuela, el pago de exorbitantes facturas de servicios, son algunas de las circunstancias que provocan stress en hombres y mujeres, y esto, sin lugar a dudas afecta la vida sexual de unos y otros.

Las situaciones estresantes provocan que tanto hombres y mujeres tengan dificultades para conciliar el sueño, y en consecuencia, esta falta de descanso influye o contribuye a producir la disfunción sexual.

Particularmente en el hombre, el stress puede provocar en él disfunciones sexuales, ya que situaciones angustiantes o estresantes pueden producir una alteración en las hormonas masculinas y afectar los procesos implicados en la erección y eyaculación.

Para entender la problemática y cómo tratar estas afecciones provocadas por el stress, y otras disfunciones sexuales, dialogamos con el Dr. Guillermo Marot, médico especializado en impotencia y eyaculación precoz.

Cuando el organismo está pasando por una situación de stress, el cuerpo genera cortisol, conocida como “la hormona del stress”, para ayudar al hombre a enfrentar dicha circunstancia estresante.

Sucede que si dichas situaciones no son resueltas, o no se encuentran paliativos para hacer frente a las mismas, el cortisol aumenta y puede producir daños en el organismo, afectando sus funciones, y una de las funciones afectadas puede ser la sexual, lo cual se traduce en trastornos.

Las disfunciones sexuales ocasionadas por el stress son más comunes de lo que uno piensa, y lo aconsejable, tal como explica el Dr. Guillermo Marot, es hacer frente a los mismos y buscar un pronto tratamiento, antes que la problemática se agudice.

En este sentido, el Dr. Guillermo Marot sugiere comenzar siguiendo algunas pautas o tips.

En primer lugar, es muy importante el diálogo y apoyo en la pareja. Tanto si se trata de una pareja estable, como si el sexo se practica con una persona de confianza, es imprescindible hablar de la problemática con la pareja, para juntos encontrar una solución. Incluso, aconseja dialogar con la otra persona aún cuando se tratare de relaciones esporádicas.

En segundo término, es vital la práctica de ejercicio físico y llevar una alimentación saludable. Hacer deportes no solo contribuye a tener buena salud y prevenir enfermedades, sino que además provoca mayor apetito sexual en el hombre, ya que el ejercicio físico eleva los niveles de endorfinas y testosterona.

En tercer lugar, implementar técnicas de relajación. Encontrar tiempo para uno mismo, generar una introspección, con la práctica de técnicas de respiración, estiramiento y meditación, contribuyen a tener una vida sexual plena.

Por último, el Dr. Marot aconseja tener mucha precaución con el consumo de algunos medicamentos. Alrededor del 50% de los pacientes que ingieren antidepresivos han padecido disfunciones sexuales, como ser la falta de apetito sexual o disfunción eréctil.

Para finalizar, el Dr. Marot aconseja siempre acudir a un médico especializado para hacer frente a la problemática. Es esencial comenzar asumiendo que se tiene un problema, y buscar un tratamiento adecuado que permita a la persona volver a gozar de una vida sexual plena, mejorando así la calidad de vida.