EYACULACIÓN PRECOZ

Consejos

Si bien existen muchos profesionales capaces y responsables, también abundan los profesionales o seudo profesionales que aprovechan el desconocimiento y la desesperación del paciente para someterlos a tratamientos inútiles y costosos. Enumeraré a continuación algunas de las prácticas inadecuadas con las que comúnmente se engaña a los pacientes:

1 Tratamientos locales.
Existen grupos médicos que prometen soluciones casi mágicas en una sola consulta. Lo que hacen estos grupos médicos es informar telefónicamente acerca de un tratamiento local.
El tratamiento local consiste en la aplicación de una inyección en el pene. Lo que se inyecta es una sustancia llamada vaso activa, que permite lograr una erección sostenida. Esa es la solución que en definitiva ofrecen. Cabe destacar que aplican este tratamiento de manera indiscriminada a todos los pacientes, independientemente del problema, sea eyaculación precoz, impotencia, falta de deseo, etc. Todos entran en la misma bolsa. Es importante destacar que utilizo este tipo de aplicaciones en casos puntuales de impotencia, pero no para alcanzar el control eyaculatorio. En los casos de impotencia en los que está indicado, le informo al paciente de los beneficios y riesgos de este procedimiento. Afortunadamente, la ciencia médica realizó importantes adelantos, y la utilización de este tipo de aplicaciones, si bien tiene vigencia, es cada vez menos frecuente.

2 Técnicas de Desensibilización Progresiva.
Otro tipo de terapia ineficiente y agotadora, son las llamadas Técnicas de Desensibilización Progresiva. Estas consisten en la repetición de ejercicios en los cuales la mujer debe estimular al hombre hasta que llega a una situación de inminencia eyaculatoria y en ese momento cesar de estimularlo o comprimirle la cabeza del pene provocándole dolor. Se sostiene que con estos ejercicios se logrará gradualmente un control eyaculatorio. Son muchos los pacientes que abandonan este tipo de terapia porque no ven resultados o por lo cansador y frustrante que resulta para la pareja. Sin embargo, muchos profesionales sostienen que se obtienen buenos resultados.

3 Ejercicios.
Otro tratamiento que se suele indicar a los pacientes es que realicen ejercicios contrayendo y relajando los músculos de la zona pelviana, con la esperanza de que esos ejercicios realizados con constancia, mejoraran el control eyaculatorio. Esta práctica no tiene ningún sustento científico y resulta absolutamente inútil.

4 Cremas.
La aplicación de cremas con xilocaina (un anestésico de acción local) logra anestesiar la zona del pene donde se las aplica. Esto resulta parcialmente eficaz, pero tiene dos inconvenientes: la anestesia que produce torna la relación menos placentera, y por otro lado, por ser un anestésico de contacto, anestesia también a la vagina de la mujer, restándole sensibilidad y placer a ella.

5 Medicina alternativa.
Prácticas como la acupuntura o las realizadas por la llamadas "medicinas alternativas", lo único que logran por lo general es sumar frustraciones, tal cual lo describen los pacientes que he recibido en consulta y que han intentado con este tipo de prácticas previamente.

Desconfíe de los grupos médicos, cuando le informen, que es imposible determinar el precio total del tratamiento. En esos casos luego de abonar la primera consulta, le dirán que el tratamiento consiste en la aplicación de inyecciones o un Spray sublingual.
El precio de esos tratamientos, por lo general, quintuplica lo abonado en la consulta.